Conseguir leads y aumentar las conversiones son, hoy en día, dos de los grandes desafíos dentro del Marketing Digital. Por eso, y para facilitar esta tarea, contamos con la técnica del CRO. Pero, ¿en qué consiste? y, lo más importante, ¿qué acciones dentro de esta disciplina pueden ayudarme a conseguir mis objetivos?

¿Qué es CRO?

Las siglas CRO, del inglés Conversion Rate Optimization, hace referencia al conjunto técnicas destinadas a mejorar la conversión de una página web. Estas pruebas te permiten descubrir y eliminar aquellos puntos de fricción que estén obstaculizando la conversión y dar con aquello que tu audiencia encuentra más atractivo y fácil de usar.

El objetivo detrás de estas técnicas es aumentar el porcentaje de visitantes de una web que realizan una acción previamente establecida como conversión.

Las acciones más comunes son:

  • Compra de un producto o servicio
  • Rellenar un formulario
  • Hacer clic en un enlace

Está comprobado que llevar a cabo estas técnicas y testeos de CRO de forma continua puede contribuir a mejorar las tasas de conversión hasta en un 40%.

El CRO puede contribuir a mejorar tu tasa de conversión en un 40%

A continuación, te proponemos 5 acciones de CRO  para conseguir más leads y aumentar la tasa de conversión de tu web:

 

Acciones CRO para mejorar la conversión

1. Planifica tus testeos regularmente

Es recomendable realizar pruebas de CRO de forma regular hasta conseguir al menos un 90% de significación estadística y que no pase más de un mes entre cada teste que realices.

Cada vez que hagas uno, mide los resultados, aplica la variante que mejor funcionó en tu prueba y pasa a la siguiente hipótesis.

Si dejas pasar demasiado tiempo entre cada prueba que realices, corres el riesgo de que los resultados de tus análisis se vean afectados por cambios estacionales.

 

2. Ve a por lo “fácil”

Si no sabes por dónde empezar, el mejor punto de inicio está en las analíticas de tu sitio web. Una vez ahí, en Google Analytics por ejemplo, detecta cuáles son las páginas de destino más populares. Lo más probable es que entre ellas se encuentre la home y alguna otra landing.

Cuando las tengas detectadas, te interesa centrar tu atención en aquellas que cumplan una o más de las siguientes condiciones:

  1. Las 3 con mayor porcentaje de rebote
  2. Las 3 páginas de salida
  3. Las tres con menor duración de sesión.

Ahora, en función de cómo sea la audiencia a la que se muestran las páginas, éstas podrían llegar a ofrecer el mejor ROI  si realizamos las pruebas de CRO apropiadas.

 

3. No hagas cambios a ciegas y básate en evidencias

Antes de llevar a cabo ningún cambio en un determinado sitio web, es vital que te sirvas del comportamiento del usuario y de su engagement para poder decidir con efectividad qué elementos cambiar y probar.

Para conseguir este tipo de datos puedes utilizar infinidad de herramientas de mapa de clics, mapa de actividad de ratón o mapa de scroll, como Crazyegg, Inspectlet o Mouseflow.

Con ellas puedes obtener de un vistazo la popularidad de los diferentes elementos de una web así como los distintos comportamientos del usuario durante su estancia en el sitio.

Mouseflow

Crazyegg

Las conclusiones que puedes sacar gracias a estas pruebas y sobre las que aplicaremos los cambios oportunos son, por ejemplo, si se ha hecho click en algún lugar donde no había ningún enlace, los CTAs son demasiados o confusos, el usuario ha pasado por alto algún elemento relevante…

 

4. ¡Pregunta a tus usuarios!

Qué mejor forma de descubrir por qué una determinada página no está convirtiendo todo lo que tu esperabas es preguntando a los protagonistas por qué.

Si te diriges directamente a tu audiencia y les consultas qué es lo que echan de menos para que la experiencia sea óptima  y qué esperaban de ella, puedes aplicarlo en tus modificaciones y adaptar tu sitio a sus necesidades concretas.

Para hacer esto, puedes crear fácilmente encuestas y automatizarlas en forma de pop-up cada vez que un usuario muestre una intención de abandonar la página sin haber realizado ninguna conversión.

 

5. Testea y reduce tu velocidad de carga

De nada sirve tener una página con un diseño increíble si la pésima velocidad de la misma te arruina los resultados. Por ello, es importante comprobar cómo es la velocidad de la landing page antes de realizar cualquier prueba CRO y, por suspuesto, reducirla.

A la hora de mejorar la velocidad de carga de tu página, ten en cuenta aspectos como:

  • Que el rendimiento sea óptimo y se adapte a todos los dispositivos
  • Reducir todos los obstáculos posibles que pueda encontrarse el usuario
  • Reducir la longitud de la página
  • Optimizar las imágenes y reducir su peso
  • etc

 

Ahora, una vez realizado el análisis de la web, marcados los objetivos, establecidas las hipótesis, realizados todos los testeos y recopilados los suficientes resultados, es momento de tomar las decisiones oportunas y realizar cambios progresivamente. Si con estos cambios comprobamos que la conversión mejora, continuaremos aplicándolos en toda la web y, finalizado este proceso, volveríamos a empezar desde cero.

 

El CRO es un proceso cíclico que nos permite adaptarnos a un mercado en constante evolución y conseguir una mejora continua

Los procesos de CRO deben repetirse periódicamente y ser constantes. Así,  a medida que vayamos detectando más oportunidades de mejora las podremos ir implementando para conseguir nuestros objetivos de conversión.

 

Y tú, ¿conoces otras acciones CRO que te hayan funcionado? ¡Cuéntanos!

 

Te interesa: 10 tipos para hacer un buen Lead Nurturing y aumentar tus conversiones