El retargeting puede resultar un arma de doble filo. Por un lado, puede ser un mecanismo muy efectivo, por podría costarle la pérdida de muchos clientes a la marca.

Entonces, ¿por qué arriesgarnos a molestar a nuestros clientes con esta técnica? Porque las promesas de sus beneficios son muy seductoras y puede ser una buena solución al abandono del carrito. Según una investigación de Adobe, un alto porcentaje de los consumidores no completan sus compras y la cifra desde móviles es alarmante.

El social social retargeting, cuando se aplica correctamente, puede ayudar notablemente. Las tasas de conversión pueden variar de 0.15% – 2.5% empleando social retargeting. No obstante, hay variaciones dependiendo del sector (moda, finanzas) y de la marca en concreto.

 

El retargeting logra aumentar los clicks en un anuncio 10 veces más que la publicidad tradicional.

 

Segmentar entendiendo a tu público

Es necesario ir más allá de las “mujeres de entre 20 y 35 años a los que les guste la moda”. La segmentación tiene que dar un paso más. Entender a tu público objetivo pasa por analizar su comportamiento, sus gustos y preferencias.

Es importante reconocer no sólo qué quieren comprar, sino cómo: desde qué dispositivo es más probable que se realice la compra, cuáles son sus actitudes antes la compra online, qué sistema de pago prefieren.

Una buena estrategia sería combinar el social retargeting con nuestro marketing de contenidos 

Quién es mi audiencia y quién más podría ser

Un buen análisis de segmentación de mercado debe ser capaz de encontrar además nuevos horizontes. Qué otros segmentos podrían estar interesados en nuestra oferta.

Las posibilidades de medir online son cada vez más potentes y precisas. Más allá de pensar en nuevos públicos objetivos, hay que desarrollar estrategias para descubrir si sus comportamientos son compatibles y podrían ser realmente consumidores de la marca.

Expandir las posibilidades de venta modificando el origen de la compra, es una oportunidad que nunca debe descartarse.

El social retargeting permite aumentar la notoriedad de tu marca y tu CTR.

Desde cuándo y hasta cuándo

A la hora de plantear una campaña de este tipo es fundamental el factor tiempo. No sólo cuánto dura, sino en qué momento y con qué frecuencia son lanzados los ads.

La duración de la campaña guardará mucha relación con el ciclo de ventas de tu negocio. Algunas podrán plantearse más a largo plazo (entre un mes y tres) y otras podrían durar una semana para un objetivo concreto y puntual. El ensayo prueba-error te irá dando las pautas.

Un factor importante en las redes sociales es el momento del lanzamiento. Afortunadamente las plataformas cada vez permiten una programación más efectiva en este sentido.

Si tu propia empresa no tiene los datos de cuándo es el momento ideal, entonces es conveniente solicitar la información a terceros.

Prueba, prueba y vuelve a probar.

La única manera de comprobar qué está sucediendo con la estrategia de retargeting es testar una y otra vez.

Es necesario probar varias plataformas e ir jugando con las distintas redes sociales en un continuo test A/B. Además es importante integrar en el análisis el tipo de dispositivo desde el cual se accede a la campaña.

Otra cuestión a comparar serían los formatos de imagen (vídeo, imagen, carrusel) e ir jugando con diferentes copys

Las estrategias de retargeting social son muy aprovechables en la actual tendencia del marketing digital. Te recomendamos: Novedades del Marketing Digital de este año